Que visitar en Limoges, un viaje imprescindible

Limoges es una ciudad francesa histórica, conocida en el resto del mundo por sus porcelanas. También contiene la vía Lemovicensis, parte del Camino de Santiago, que cada vez más personas se deciden a recorrer. En este maravilloso enclave turístico puedes encontrar una gran diversidad de infraestructuras religiosas, como su Catedral, o puedes recorrer la ciudad por su casco medieval, que te hará trasladarte hasta esa época cargada de guerras, donde los reyes se alzaban como la figura más importante en cualquier reino. Existen cientos de motivos para viajar aquí durante una temporada, motivo por el que hemos querido hacer una pequeña lista sobre lo mejor que visitar en Limoges.

 

Turismo: Que visitar en Limoges

Además de su famosa porcelana, también es una ciudad cargada de Arte e Historia. Una vez allí, podrás comprobar que está dividida históricamente en dos zonas:

  • Barrio de la Catedral: La ciudad antigua sirvió de base para alzar este barrio, muy concurrido en la actualidad.

  • Barrios Altos: Construida en los campos que existían en la Abadía Benedictina de San Marcial. Sus restos fueron descubiertos hace no mucho tiempo en la que hoy se conoce como Plaza de la República.

Ambas zonas pueden ser visitadas y cada una tiene una forma distinta de ofrecerte todo lo que Limoges contiene.

No muy lejos de la Catedral, puedes encontrar el Antiguo Obispado, al que hoy puedes acceder mediante el Museo Municipal de Limoges. ¿Qué se puede encontrar dentro? Distintas colecciones de pinturas, esmaltes y objetos antiguos (incluso prehistóricos).

La mejor estación para visitar la ciudad es primavera y verano. En estas fechas puedes adentrarte en sus jardines y dar un paseo, o buscar una terraza de tu agrado mientras degustas un buen café francés mientras contemplas el Río Vienne. Lo realmente curioso es que en sus orillas puedes encontrar gente practicando todo tipo de deporte.

Si después de esto aún tienes ganas de más, puedes adentrarte en las calles de lo que actualmente se conoce como “La Ciudad Vieja”, que son las casas y monumentos que se construyeron, hace cientos de años, junto a la Abadía de San Marcial. También está agrupada en distintos barrios, uno de los más conocidos es el de Los Carniceros.

Durante la edad media, el gremio carnicero obtuvo una gran importancia y, a consecuencia de ello, aún se puede disfrutar del legado arquitectónico que ha dejado a través de los años. Una de ellas es la Casa Tradicional de la Carnicería, que puedes visitar y comprobar qué materiales se utilizaban en aquella época para alimentar a la población, o el tipo de vida que seguían este tipo de personas.

En el siglo XV también fue construida una pequeña capilla, con el nombre de Saint-Aurélien. Es precioso pasarse por allí y ver sus estatuas medievales o el retablo que fue adquirido para que, durante la Revolución Francesa, no fuese destruido el Patrimonio Eclesiástico.

Aunque hay muchas cosas que visitar en Limoges, tampoco puedes perderte la Plaza de la Motte, lugar de descanso tanto para los turistas como para los propios ciudadanos de la ciudad. En sus terrazas puedes disfrutar de una bebida bien fría mientras contemplas en el horizonte la Iglesia de Saint Michel des Lions o el mercado situado a sus pies, con una infraestructura del siglo XIX y donde el friso de porcelana hace mención a la ciudad.

Por otro lado, en su estación de ferrocarril puedes deleitarte con el bello arte de sus vidrieras, causantes de la fama que ha obtenido.

Ruta de la porcelana: Que visitar en Limoges

Es cierto que cuando hablamos de porcelana, salta a tu mente un lugar de la región francesa conocida como Limoges. Lo que les ha hecho tan famosos a nivel internacional es su porcelana blanca y su saber hacer.

Aunque no fue hasta finales del siglo XVIII que se descubrió en los alrededores de la ciudad muchos y muy grandes yacimientos de caolín. Fue entonces cuando se empezó a adquirir el arte de la porcelana como un nuevo estilo de vida al que muchas familias se dedican en la actualidad.

Algunas de sus obras más famosas hechas con este material se encuentran en el Museo Adrien Dubouché que, debido a su antigüedad, tuvo que ser reformado. Aquí encontrarás todo lo realmente relevante en la historia de la cerámica, inclusive sus primeras piezas, que fueron encontradas en distintas excavaciones, como las griegas. También es posible comparar la porcelana del viejo mundo con la del sector más oriental, como China y Japón durante los siglos XVII y XVIII.

Por último, el Museo des Casseaux también es considerado como de visita obligada. En su interior puedes encontrar el Horno des Casseaux, de interés histórico. Fue uno de los primeros hornos donde se empezó con la cocción de la porcelana y podía alcanzar hasta los 1.400 grados centígrados.

Ya sabes todo lo necesario para emprender la aventura y ya sabes que puedes buscar entre todos los hoteles que te ofrecemos para que tu estancia allí sea maravillosa.

Que visitar en Limoges, un viaje imprescindible
1 voto
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Te puede interesar

Que ver en Marsella: lugares imprescindibles

Visitar Marsella es una opción que cada vez más gente en todo el mundo baraja entre sus posibilid…

Cosas que ver en Córcega del Sur 

Dar un paseo por toda nuestra historia en un mismo sitio suena más que apetecible para muchas perso…

Descubre el Museo de Bellas Artes de Lyon

Lyon es una ciudad francesa que tiene una gran cantidad de atractivos turísticos. Se encuentra entr…

Cosas que ver en Montpellier

Montpellier es una ciudad que se encuentra en Francia a unos 10 kilómetros de la costa del mediterr…

Guías de Viaje Destacadas

Cumpliendo con el Reglamento Europeo General de Protección de Datos (RGPD), te recomendamos, antes de continuar navegando por la misma, acceder y leer de forma atenta nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si una vez conocida esta información, decides continuar navegando por nuestra web, ello implicará que conoces y autorizas esta política.

Aceptar