Hoteles en Acapulco de Juárez

97 Hoteles

flagMéxico

Encuentre los mejores hoteles en Acapulco de Juárez

Acerca de Acapulco de Juárez

A la hora de viajar hacia un lugar paradisíaco donde existan sitios de interés histórico y bellos paisajes marítimos, pocos pueden resistirse al encanto de Acapulco de Juárez, una ciudad y puerto mexicano que se encuentra al suroeste del país, en el estado de Guerrero.

En este territorio que es cabecera del municipio homónimo, los visitantes encuentran tres zonas turísticas: Acapulco Tradicional, Acapulco Dorado y Acapulco Diamante.

Aunque allí existen varios restaurantes que permiten apreciar la gastronomía tradicional y numerosas construcciones antiguas a través de las cuales se puede conocer el pasado de la región, el mayor atractivo del área está en su entorno natural. Por ese motivo, son millones los turistas que, por año, llegan hasta playas como La Condesa, Revolcadero e Icacos para disfrutar unos días de descanso a orillas del mar.

En caso de privilegiar la cultura y los paseos de perfil histórico, los viajeros pueden descubrir Acapulco desde espacios como la Palma Sola, el Fuerte de San Diego, la Plaza Álvarez, la Catedral de Nuestra Señora de la Soledad y el Malecón.

Clima

En esta ciudad de México, el clima es tropical. La temperatura suele ser cálida y el sol brilla durante todo el año, aunque julio y agosto suelen ser los mejores meses para disfrutar el encanto de las playas.

En Acapulco, la temperatura promedio suele ubicarse entre los 27 y los 33 grados centígrados, mientras que las lluvias por lo general se concentran entre junio y octubre. De todos modos, las precipitaciones son de corta duración y suelen desarrollarse en horas de la noche.

Cabe destacar también que las condiciones climáticas varían entre las zonas bajas (donde predomina el ambiente cálido y húmedo) y las tierras altas de la ciudad, donde el clima es más templado.

Acapulco Tradicional

Zona de Acapulco Tradicional Acapulco se divide en tres grandes zonas turísticas. La zona histórica se conoce como Acapulco Tradicional o Acapulco Náutico y ofrece la posibilidad de disfrutar de construcciones antiguas, atractivos naturales y restaurantes que elaboran platos típicos de la región.

En esta zona se encuentra La Quebrada, el famoso acantilado de unos 45 metros de altura desde donde se realizan clavados. Los nadadores escalan el acantilado hasta su punto más alto donde se encuentra un santuario, antes de arrojarse al mar. Un restaurante y un mirador sobre una de las paredes del acantilado refuerzan la propuesta turística.

La Isla de la Roqueta es otro de los atractivos de Acapulco Tradicional. Esta área natural protegida situada frente a la Bahía de Santa Lucía cuenta con un faro que puede ser visitado y en sus alrededores se destaca la Virgen de los Mares, una escultura sumergida.

En cuanto a los espacios urbanos, la Plaza Álvarez (también conocida como Zócalo de Acapulco) es la más importante de la ciudad. Presenta cinco fuentes de estilo colonial y un kiosco, mientras que el edificio más importante de sus alrededores es la Catedral de Nuestra Señora de la Soledad de Acapulco, que fue construida a comienzos del siglo XX y que exhibe elementos de estilo neocolonial, morisco y bizantino.

Los viajeros interesados en la cultura mexicana no deberían dejar de visitar la Casa de la Máscara, un museo inaugurado en 1999 y especializado, como su nombre lo indica, en máscaras de diversas regiones de la nación y de distintos periodos históricos.

Cabe destacar que, junto a la Casa de la Máscara, se sitúa el Fuerte de San Diego, cuya construcción se inició en 1615.

Acapulco Tradicional, por último, también se destaca por sus playas, como Caleta y Caletilla, Hornos, Manzanillo y Tlacopanocha.

Acapulco Diamante

La zona más moderna de la ciudad es Acapulco Diamante, que ha recibido millones de dólares en inversiones en los últimos años. Varios de los hoteles más importantes de la ciudad se encuentran en esta zona, que se extiende desde Las Brisas hacia el sur, rumbo a la playa de Barra Vieja.

Discotecas, centros comerciales, restaurantes de lujo y centros de convenciones atraen a visitantes de todo el mundo. Es importante tener en cuenta que Acapulco Diamante sobresale por su agitada vida nocturna.

En esta región de la ciudad se sitúa el Aeropuerto Internacional General Juan N. Álvarez, uno de los más importantes de México y capaz de operar con más de un millón de pasajeros al año.

La Bahía de Puerto Marqués, con hermosas playas como Pichilingue (de oleaje suave y caracterizada por sus lujosos condominios) y Majahua (reconocida por su ambiente tranquilo y familiar), es uno de los atractivos de Acapulco Diamante. Allí se descubrió la cerámica más antigua de Mesoamérica: la cerámica Pox.

Otro lugar interesante es la Capilla Ecuménica La Paz, localizada en la cumbre del cerro El Guitarrón, a más de 400 metros de altura sobre el nivel del mar. Al lado del templo aparece una cruz de 42 metros, visible desde casi cualquier rincón de la ciudad.

Acapulco Dorado

Acapulco Dorado completa las zonas turísticas de la ciudad. Las grandes torres junto al mar constituyen una de las características más sobresalientes de esta parte de Acapulco, donde no faltan las bellas playas.

Frente a la Avenida Costera Miguel Alemán, en el fraccionamiento Costa Azul, aparece el Centro Internacional Acapulco, que solía ser conocido como Centro Cultural y de Convenciones de Acapulco. Este espacio para eventos fue inaugurado en 1973 y cuenta con una superficie de 15 hectáreas que incluye teatros, salas, salones y espacios verdes.

El Parque Ignacio Manuel Altamirano, más conocido como Parque Papagayo, es otro sitio de interés en Acapulco Dorado. Se trata de una reserva ecológica y recreativa que incluye una densa vegetación y tres lagos artificiales.

Respecto a la zona costera, en la playa Icacos los visitantes pueden navegar en una banana inflable (que, atada a una lancha con motor, circula a gran velocidad) o remontar vuelo con un paracaídas impulsado por una embarcación.

Los bares de La Condesa, que se ubican a escasos metros del mar, atraen a miles de jóvenes por las noches. Desde esta playa puede observarse el Farallón del Obispo, una roca situada mar adentro que es famosa por diversas leyendas.

Los amantes de los deportes, por su parte, pueden disfrutar de varios campos de golf en Acapulco Dorado.

En una ciudad como Acapulco, es casi imposible aburrirse. Las propuestas que consiguen atraer y entretener a los viajeros son numerosas y satisfacen todo tipo de preferencias.

En este territorio mexicano hay opciones interesantes para quienes prefieren los circuitos turísticos de interés histórico, existen templos capaces de cautivar con sus características a los aficionados al turismo religioso y, como ya se ha mencionado, abundan las playas donde los apasionados de la arena y el mar pueden pasar largas horas. Para potenciar la riqueza del viaje, Acapulco le ofrece a sus visitantes una amplia oferta en materia gastronómica, cultural y artística.

Fuerte de San Diego

Quienes llegan hasta el puerto de Acapulco no pueden resultar indiferentes al monumento histórico que se conserva allí. Se trata del Fuerte de San Diego, una fortificación marítima donde, desde 1986 se encuentra el Museo Histórico de la ciudad, un importante espacio cultural administrado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

El lugar comenzó a construirse en 1615, pero poco queda de la estructura original ya que, como consecuencia de diversos factores que afectaron la obra, en 1776 el ingeniero Miguel de Constanzo tuvo que iniciar algunas tareas de refacción. Tras las reparaciones, el sitio adquirió una forma pentagonal con cinco baluartes.

Además de haber servido como albergue, este fuerte que forma parte del paisaje acapulqueño y está considerado como la fortaleza marítima más relevante del Océano Pacífico fue utilizado a lo largo de la historia como convento, hospital y cárcel.

Fortín Álvarez

Sobre el cerro de La Mira aún se mantiene en pie el Fortín Álvarez, una obra de interés histórico que fue creada entre los años 1615 y 1617 con el propósito de servir como almacén o depósito de municiones y pólvora.

Este sitio bautizado en honor al militar Juan N. Álvarez Hurtado adquirió popularidad y trascendencia ya que fue allí donde tanto él como su hijo Diego Álvarez Benítez intentaron, a comienzos de 1863, defender al puerto de la ciudad de los ataques de las escuadras francesas.

Si bien en la actualidad sólo se conservan dos de las cuatro torres de vigilancia que formaron parte de la obra original, los viajeros todavía pueden apreciar el cuadrilátero de piedra y valorar al fortín como parte importante de la historia mexicana.

Palma Sola

Si uno abandona por un rato las playas y se dispone a recorrer la zona alta de Acapulco no tardará en encontrar Palma Sola, un asentamiento arqueológico de gran valor histórico y cultural.

El tesoro se encuentra en las laderas del cerro El Veladero, donde se conservan 18 rocas de granito cubiertas de grabados que permiten conocer algunas costumbres, formas de vida y detalles geográficos del área que estuvo habitada entre los años 800 a.C. y 750 d.C.

Para satisfacción de los turistas interesados en este tipo de atractivos, en junio de 2002, tras una fuerte inversión valorada en más de seis millones de pesos mexicanos, se inauguraron nuevos espacios (entre los cuales se incluyen una sala de recepción, un salón para exposiciones y una cafetería) para que el público pudiera apreciar la zona arqueológica con más detalle y mayor comodidad.

Actividades y otros atractivos

Los eventos internacionales son frecuentes en Acapulco, ya que la ciudad goza de fama internacional por su infraestructura y por sus bellezas naturales. En Pie de la Cuesta, a unos diez kilómetros del centro, se desarrollan torneos de surf que aprovechan el oleaje de la zona. Pie de la Cuesta también es un lugar visitado por los turistas para admirar la puesta del sol.

Desde 2001, Acapulco es la sede de un torneo de tenis que se disputa sobre tierra batida y que suele reunir a varios de los jugadores más importantes del circuito. El brasileño Gustavo Kuerten, los españoles Carlos Moyá y Rafael Nadal y la norteamericana Venus Williams fueron algunos de los jugadores que se consagraron en esta competición que tiene lugar durante el mes de febrero.

Otra actividad deportiva profesional tiene lugar en La Quebrada y sorprende a los espectadores: el Campeonato Mundial de Clavados de Altura, con saltos desde 45 metros de altura hacia el mar.

Espacios verdes

Con casi 22 hectáreas de extensión, el Parque Papagayo es el espacio verde más importante de Acapulco. Tres lagos artificiales, todo tipo de especies exóticas en cautiverio, canchas deportivas, una feria y una pista de patinaje le convierten en un importante atractivo turístico.

El Parque Papagayo es considerado como el pulmón verde de la ciudad. Se encuentra en Fraccionamiento Hornos, estando limitado por las avenidas Cuauhtémoc, Miguel Alemán, Manuel Gómez Morín y Juan Sebastián Elcano. Sus accesos principales se sitúan en las dos primeras avenidas.

La fuente de La Piñata, el Cerro El Mogote, un aviario y un iguanario forman parte de los atractivos de este parque, inaugurado en 1981. No puede dejar de mencionarse que el Parque Papagayo pasó por varios años de abandono y su estado, durante varios periodos temporales, estuvo lejos de ser el mejor.

Playas

Las playas son el principal orgullo de Acapulco. Existe al menos una docena de playas que merecen una visita, ya que cada una de ellas tiene sus propias particularidades. Caleta y Caletilla, por ejemplo, son dos playas contiguas de bajo oleaje, ideales para visitar con niños o adultos mayores. El balneario Mágico Mundo Marino, con un famoso acuario, se encuentra en estas playas.

La Angosta, por su parte, está rodeada de acantilados (entre ellos, La Quebrada). Esta característica natural también protege a esta playa del oleaje más fuerte y facilita la navegación.

Para realizar surf, windsurf, esquí acuático y otros deportes acuáticos, la mejor opción es visitar la playa Condesa, donde existen diversos bares y restaurantes que garantizan el ocio juvenil.

En Tamarindos, lo más destacado es la extensa hilera de palmeras que otorgan un estilo tropical a la zona. La playa de Tlacopanocha, por su parte, invita a probar pescados y mariscos frescos recién sacados del mar. Se trata de un buen lugar, por lo tanto, para probar distintos platos de la gastronomía típica acapulqueña y, por qué no, acompañarlos con un tradicional tequila mexicano.

Si tiene pensado viajar a la ciudad, recuerde que en ebooking.com encontrará la mejor oferta de hoteles en Acapulco.

leer más acerca de Acapulco de Juárez

Hoteles Baratos en Acapulco de Juárez

Hoteles Recomendados en Acapulco de Juárez

The Fairmont Acapulco Princess

stars

Costera de las Palmas s/n Col Granjas Del Marques, 39890 - Acapulco de Juárez

The Fairmont Acapulco Princess es un gran hotel en la zona Diamante de Acapulco que incluye playa privada, cuatro restaurantes, salas de reuniones y cómodas habitaciones . El hotel se encuentra cerca de lugares como Bahía de Puerto Marqués y Playa Revolcadero.

The Fairmont Pierre Marques

stars

Costera de las Palmas s/n Fracc. Granjas del Marques, 39890 - Acapulco de Juárez

The Fairmont Pierre Marques es un establecimiento hotelero en la zona Diamante de Acapulco cerca de lugares como Playa Revolcadero y Bahía de Puerto Marqués que cuenta con habitaciones totalmente equipadas y amplias instalaciones.

Fiesta Americana Villas Acapulco

stars

Av Costera Miguel Aleman 97, 39690 - Acapulco de Juárez

Fiesta Americana Villas Acapulco es un completo establecimiento que se encuentra ubicado en la zona Dorada de Acapulco, ofreciendo a sus huéspedes completas instalaciones y cómodas habitaciones para ofrecer una estancia de gran confort.

Ver más hoteles en Acapulco de Juárez