Hoteles en Brasilia

95 Hoteles

flagBrasil

Encuentre los mejores hoteles en Brasilia

Acerca de Brasilia

Brasilia, una ciudad que comenzó a construirse a partir de 1956 en el área central del país y actual capital del país, es una de las ciudades más interesantes y modernas de Brasil.

Brasilia es una ciudad que no deja indiferente gracias a sus edificios, cultura y fiestas populares que forman una de las urbes más sorprendentes del país.

El Complejo Cultural de la República, el Lago Paranoá, el Puente Juscelino Kubitschek, el Palacio de Planalto, la Catedral Metropolitana y la Plaza de los Tres Poderes son sólo algunos de los sitios que merecen ser tenidos en cuenta por los extranjeros que llegan en plan turístico hasta Brasilia.

En la capital de Brasil predomina el clima tropical de sabana y las condiciones meteorológicas suelen ser estables. En la región se evidencian, durante el año, dos estaciones muy marcadas que varían de acuerdo al nivel de humedad en el ambiente.

Un periodo es seco y frío (siendo junio el mes menos lluvioso y julio el mes con el promedio más bajo de temperatura ya que, por ese entonces, el termómetro suele ubicarse en torno a los 7 grados centígrados), mientras que el otro el húmedo y cálido. Por lo general, los días más calurosos se concentran en enero, mes en el cual las marcas térmicas se sitúan alrededor de los 27 grados centígrados. Asimismo, diciembre se caracteriza por ser el mes con mayor nivel de precipitaciones.

Historia

La historia de Brasilia es reciente. De hecho, la capital brasileña es una de las tres más jóvenes del mundo y la única ciudad construida en el siglo XX que forma parte del listado del Patrimonio de la Humanidad que elabora la UNESCO.

Podría decirse que la historia comienza en 1956, cuando el urbanista Lúcio Costa, el arquitecto Oscar Niemeyer y el paisajista Roberto Burle Marx iniciaron la construcción de Brasilia. Apenas cuatro años más tarde, ya era convertida oficialmente en la capital del país.

Los orígenes de Brasilia, sin embargo, son mucho más remotos. En las primeras décadas del siglo XVIII ya se hablaba de la necesidad de llevar la capital de la colonia portuguesa al interior de la nación. En 1821, el político, naturista y poeta José Bonifácio propuso el nombre de Brasilia para la futura capital.

El presidente Juscelino Kubitschek, quien gobernó entre 1956 y 1961, fue uno de los principales impulsores de la nueva capitalidad y el responsable de comenzar el traslado de los órganos del gobierno federal a Brasilia.

La Plaza de los Tres Poderes es uno de los centros neurálgicos de Brasilia. Allí se encuentran el Palacio de Planalto (Palacio de la Meseta, es la sede del Poder Ejecutivo y uno de los primeros edificios levantados en la ciudad), el Palacio del Congreso (cuyo edificio alberga la Cámara de Diputados y el Senado) y el Palacio de Justicia (donde funciona el Supremo Tribunal Federal).

Otro edificio político destacado en Brasilia es el Palacio Buriti, la sede del gobierno del Distrito Federal que se halla en la Explanada de los Ministerios.

Cabe destacar que Brasilia fue proyectada para albergar unos 500.000 habitantes, mientras que en la actualidad ya tiene cerca de dos millones si se tienen en cuenta los barrios periféricos.

Cultura

Si consideramos a la arquitectura urbana como una parte de la cultura de una ciudad, entonces hay que decir que Oscar Niemeyer es el principal símbolo cultural de Brasilia. El arquitecto nacido en 1907 fue convocado por su amigo Lúcio Costa para diseñar los edificios más importantes de la ciudad y dejó un estilo imborrable.

El Palacio de la Alvorada, el Congreso Nacional, el Palacio de Justicia, la Catedral de Brasilia y el Palacio de Planalto salieron de la mente de Niemeyer, al igual que otros edificios administrativos, comerciales y residenciales. Los turistas que visitan la capital de Brasil no pueden evitar maravillarse ante las obras de este hombre que, superado el siglo de vida, siguió presentando proyectos para embellecer la urbe.

La cultura de Brasilia tiene un espacio ineludible en el Eje Monumental, un área abierta en el centro de la ciudad con parques, monumentos y edificios oficiales. En esta zona sobresale el Complejo Cultural de la República, que incluye el Museo Nacional (con una superficie de exposición de 14.500 metros cuadrados y dos auditorios con capacidad para casi 800 espectadores cada uno) y la Biblioteca Nacional de Brasilia (que alberga más de 300.000 publicaciones).

Otros museos relevantes de la localidad son el Memorial JK (que incluye la tumba del ex presidente Juscelino Kubitschek y exhibe numerosos objetos personales e imágenes), el Museo Vivo de Memoria Candanga, el Museo de Arte de Brasilia y el Museo de Valores del Banco Central.

El Teatro Nacional Claudio Santoro, por su parte, también merece una visita. Fue diseñado por Niemeyer y finalizado en 1981, tras más de veinte años de obras que fueron interrumpidas en varias ocasiones.

Economía

Brasilia presenta una de las rentas per cápita más elevadas de Brasil. Más del 90% del PIB local es aportado por el sector de servicios, donde se incluye al sector público. Esto es importante ya que el gobierno es el mayor empleador de la ciudad, teniendo en cuenta todos los niveles gubernamentales (fuerzas de seguridad, diplomacia, etc.).

El Banco de Brasil, el Banco Central de Brasil, el Banco Rural, el Banco de Brasilia y la Caixa Econômica Federal tienen su sede en Brasilia. La vida financiera de la ciudad es muy intensa, ya que muchas corporaciones también presentan sus edificios más importantes en esta zona.

La operadora de telecomunicaciones Brasil Telecom, por ejemplo, tiene su cuartel general en Brasilia. Otras compañías del sector de las comunicaciones, como TV Globo o Rede Bandeirantes, aportan oficinas regionales.

La ciudad también cuenta con algunas industrias, pertenecientes a sectores como el alimenticio, la farmacéutica o la construcción. Entre los productos agrícolas que se obtienen en Brasilia, hay que destacar el café, la guayaba, el mango, la papaya, la naranja y la fresa.

En cuanto a la infraestructura de transporte, clave para la economía y el turismo, hay que mencionar que el sistema ferroviario apenas tiene una extensión de 36 kilómetros. Brasilia cuenta con una red de subterráneos de 41 kilómetros y con el tercer aeropuerto más grande del país, bautizado con el nombre del presidente Juscelino Kubitschek.

Lugares de Interés

A diferencia de otros destinos turísticos, Brasilia no es una ciudad que cautiva por su patrimonio histórico, sino que consigue captar la atención del viajero a través de propuestas algo más modernas y diversos atractivos culturales.

En la capital de Brasil los visitantes tendrán a su disposición una amplia variedad de hoteles, hallarán numerosos restaurantes, descubrirán varios museos y podrán recorrer distintos espacios que no sólo los mantendrán entretenidos sino que también les permitirán conocer y apreciar el pasado, el espíritu deportivo y las tradiciones de esta pintoresca ciudad donde, en abril de 1982, nació el futbolista conocido a nivel internacional bajo el apodo de Kaká.

Catedral de Brasilia

El 12 de septiembre de 1958 se colocó en Brasilia, la capital de Brasil, la piedra fundacional del edificio que, tiempo después, se convertiría en la Catedral Metropolitana de Nuestra Señora Aparecida, un templo diseñado por el arquitecto Oscar Niemeyer.

La obra, que quedó concluida en mayo de 1970, presenta una estructura hiperboloide construida en hormigón cuyo techo es de vidrio. Cada columna que forma parte de este sitio pesa 90 toneladas y permite generar la imagen de dos manos enfocadas hacia el cielo.

Si decide viajar hasta esta interesante metrópoli brasileña que posee desde 1987 el estatus de Patrimonio Cultural de la Humanidad, no deje fuera de su recorrido la visita a esta catedral que, por sus características arquitectónicas, constituye un gran atractivo de esta ciudad ubicada a unos 950 kilómetros al noroeste de Río de Janeiro.

Palacio de la Alvorada

Si arriban en plan turístico a Brasilia, no olviden apreciar las características arquitectónicas del Palacio de la Alvorada (o Palacio del Amanecer, en español), uno de los primeros edificios que se construyeron en la ciudad.

Este lugar, diseñado por Oscar Niemeyer a orillas del Lago Paranoá, fue inaugurado en 1958 y, desde entonces, constituye la residencia oficial del Presidente de la Nación. La obra ocupa una superficie de siete mil metros cuadrados y está dividida en tres plantas.

En su interior pueden encontrarse un sótano, una sala de estar, la cocina, una lavandería un centro médico y un sector de administración, así como también habitaciones destinadas a las recepciones oficiales, suites privadas, una biblioteca, una piscina olímpica, una sala de música, varios salones de reunión y dos comedores. A modo de complemento, en los espacios contiguos funcionan un helipuerto y una capilla.

Parque Nacional de Brasilia

Entre los atractivos que posee la capital de Brasil no se puede dejar de mencionar al Parque Nacional de Brasilia, un espacio verde de más de 30 mil hectáreas que se localiza en la región nordeste de la zona conocida como Distrito Federal.

Este lugar creado el 29 de noviembre de 1961 está administrado por el Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (IBAMA) y seduce a los visitantes a través de las piscinas que se han creado en la zona a partir de los pozos de agua formados por la extracción de arena que se realizó allí antes de que surgiera la ciudad.

Aquellos que desean recorrer el parque tienen a su disposición dos sendas internas: una que tiene una duración aproximada de veinte minutos y se denomina Capivara y otra algo más extensa conocida como Cristal Agua.

Actividades y Atractivos Turísticos

Los principales atractivos turísticos de Brasilia son los arquitectónicos. Por eso una actividad popular entre los viajeros es recorrer, a través de distintos circuitos y paseos, los edificios más bellos de la ciudad.

Entre las construcciones imperdibles, no puede dejar de mencionarse al Palacio de Planalto, la sede del Poder Ejecutivo del Gobierno Federal de Brasil. Se sitúa en la Plaza de los Tres Poderes y fue parte del Plan Piloto de la ciudad. El edificio, diseñado por Niemeyer, comenzó a construirse en julio de 1958. Tiene cuatro pisos y una superficie de 36.000 metros cuadrados.

Espacios verdes

La naturaleza de la capital alcanza su esplendor en el Parque Nacional de Brasilia, un gran parque con una superficie de 30.000 hectáreas que fue creado en noviembre de 1961. Hasta esa fecha, la zona era utilizada para el transporte de las materias primas que se extraían de Pirenópolis y se llevaban a Bahía.

La construcción de la ciudad implicó la extracción de arena y la aparición de grandes pozos son actualmente las famosas piscinas del Parque Nacional de Brasilia. Los visitantes pueden recorrer los distintos rincones del parque a través de dos senderos (Capirava y Cristal Agua).

El Jardín Botánico de Brasilia, situado en las afueras de la ciudad, es otro espacio verde interesante. Tiene más de 520 hectáreas y permite apreciar la flora autóctona del ecosistema conocido como Cerrado.

Uno de los lugares más atrayentes del jardín botánico es el Bosque Kyoto, creado en homenaje a la firma del protocolo que combate el cambio climático.

Lago Paranoá

El Lago Paranoá es un lago artificial que fue ideado junto a la construcción de la ciudad. Está formado por aguas del río Paranoá y actúa como reserva para Brasilia. Hoy alberga el segundo mayor puerto deportivo del país.

En sus 48 kilómetros cuadrados de extensión, con una profundidad máxima de 38 metros, miles de personas practican diversos deportes acuáticos, destacándose el windsurf, el wakeboard y el esquí acuático, entre otros. La navegación recreativa y deportiva y la pesca también son muy populares, especialmente en los días en que las condiciones climáticas acompañan y permiten pasar buenos momentos.

Alrededor del Lago Paranoá existen varias playas artificiales, como Prainha o la Piscinão do Lago Norte. De este modo, disfrutar del verano en Brasilia se convierte en una buena alternativa.

El Lago Paranoá es uno de los atractivos turísticos por excelencia de la ciudad. Decenas de restaurantes y bares se encuentran en sus orillas y son visitados tanto por los lugareños como por los visitantes.

En el Lago Paranoá es posible avistar tres islas: la Ilha do Paranoá (la más grande, con una superficie de 1,54 hectáreas) y la Ilha do Retiro (una hectárea) fueron declaradas Reserva Ecológica, mientras que la isla más pequeña es la Ilha dos Clubes (con apenas seis metros cuadrados).

En ebooking.com tiene a su disposición la mejor oferta de hoteles en Brasilia.

leer más acerca de Brasilia

Hoteles Baratos en Brasilia

Hoteles Recomendados en Brasilia

Blue Tree Premium Jade Brasilia

stars

Rua SGCV Sul, Lote 15 Guará, Park Sul, 71215-100 - Brasilia

Blue Tree Premium Jade Brasilia es un establecimiento en la ciudad de Brasilia que ofrece a sus huéspedes elegantes y confortables habitaciones e instalaciones que cuentan con zonas de ocio y centro de trabajo.

Cullinan Hplus Premium

stars

SHN, Quadra 04, Lote E, 70704-000 - Brasilia

Cullinan Hplus Premium es un moderno y elegante establecimiento ubicado en el centro de Brasilia que le ofrece una excelente opción de alojamiento en una zona idónea tanto si viaja por motivos de trabajo o de ocio.

Royal Tulip Brasilia Alvorada

stars

SHTN Trecho 1, Conj. 1B, Bloco C, 70800-200 - Brasilia

Royal Tulip Brasilia Alvorada es un amplio establecimiento ubicado frente al Lago do Paranoa y a pocos minutos del centro de la ciudad. El hotel ofrece completas instalaciones y habitaciones confortables y equipadas.

Ver más hoteles en Brasilia